Muchas veces, aquellos que no están demasiado habituados a trabajar con pagarés, puede que no conozcan todas las modalidades que existen. Entre ellas encontramos los pagarés a la orden y los no a la orden que se definirán a continuación para evitar confusiones.

Para el firmante puede ser algo complejo conocer las particularidades de cada tipo para poder descontar el pagaré, pero lo cierto es que mediante la información siguiente todo quedará más claro.

Pagarés a la orden vs no a la orden

¿Qué es un descuento de pagaré a la orden?

Un pagaré es un crédito que permite el pago entre dos entidades o particulares a partir de la fecha de vencimiento que se destaca en el propio pagaré. Para poder cobrar antes ese dinero, las empresas acuden a entidades de financiación que adelantan el pago.

No obstante, cuando hablamos de un descuento de pagaré a la orden (no aparece escrito “no a la orden”) lo que se destaca es que dicho pagaré se puede transmitir por endoso, o lo que es lo mismo, una trasmisión de los derechos sobre el pagaré a un tercero. Lo único que se necesita para el endoso es que el beneficiario principal del pagaré firme como endosante al dorso y se entregue al nuevo propietario o endosatario. Esta nueva figura cuenta con todos los derechos sobre el pagaré y puede cobrar el pago en la fecha de vencimiento.

Durante este proceso, el deudor inicial, aquel que realizó el pagaré al endosante, no tiene por qué ser consciente de su traspaso de manos. No es necesario dicho conocimiento dado que sólo debe realizar el pago a la persona propietaria en dicha fecha, sea quien sea.

Además, se mantienen las mismas condiciones que el deudor o emisor del pagaré tuviera en su inicio, aunque la persona o entidad destinataria sea otra.

¿Qué es un descuento de pagaré no a la orden?

Básicamente podemos decir que un pagaré “no a la orden” impide que dicho crédito sea transmitido a terceros pon medio del endoso. No sería posible encontrar pagarés con múltiples endosos como en muchas ocasiones ocurre.

La forma en la que se transmiten este tipo de pagarés es a través de la cesión de crédito, lo que conlleva condiciones jurídicas a tener en cuenta. Principalmente, todos los intervinientes en la operación tienen que conocer la trasmisión del pagaré a otra persona, si no, el deudor o librado podría seguir realizando el pago al beneficiario inicial y quedar libre con el nuevo propietario del pagaré. Por ello, debe ser siempre notificado y, a menos que presente su oposición dentro de un periodo de tiempo, se considerará que da su aprobación al proceso.

Dadas las especificaciones anteriores, los bancos y otras entidades de financiación se aseguran de que todos los trámites han sido cumplidos antes de adelantar el cobro al firmante. No pueden exponerse a no obtener dicha cantidad por parte del deudor. Por ello, según su política empresarial, suelen requerir un nivel de intereses algo mayor.

Diferencias entre pagaré a la orden y pagaré no a la orden

Diferencias entre pagaré a la orden y pagaré no a la orden

Físicamente, para distinguir un tipo de pagaré de otro sólo ha de saberse que el pagaré no a la orden debe indicar esto mismo en el papel de crédito. No obstante, existen otro tipo de diferencias mucho más significativas.

Básicamente la diferencia entre un pagaré a la orden y otro no a la orden es que el primero puede transmitirse por endoso y el segundo no. Además, en un caso el cambio de propietario no ha de comunicarse al deudor y en el otro es condición fundamental. Ello puede suponer en la petición de descuento de pagarés una diferencia crucial para que sea aceptada o no.

Las entidades de financiación deben cumplir más trámites en el caso del pagaré no a la orden y asegurarse de que el deudor está conforme con la cesión de crédito. De no ser así, no se podría hacer el descuento de pagaré y la operación no tendría sentido.

Visto así, se puede decir que es más sencillo hacer un descuento de pagarés a la orden, pero las entidades actuales y la forma de trabajar de muchas empresas permiten que los trámites se hayan agilizado. Además, los deudores son más conscientes de la necesidad de esta operación por parte de las empresas solicitantes ya que la liquidez determina la puesta en marcha de su actividad.

No obstante, es cierto que los pagarés a la orden permiten ganar tiempo y ahorrar algo de dinero a todas las partes. La mayor rapidez y flexibilidad del proceso es algo que buscan muchas empresas para obtener liquidez.

Otras secciones que te pueden interesar:

Más información: