Junto al descuento de pagarés, la mayoría de entidades de financiación ofertan servicios de Factoring. Todas estas entidades están repartidas por todo el territorio nacional y cuentan con agentes comerciales propios. No obstante, también es sencillo encontrarlas a través de la red en páginas totalmente especializadas y profesionales.

Definición de Factoring

Básicamente el Factoring trata de convertir las ventas de tu empresa en cobro al contado del que se puede disponer en poco tiempo para mejorar la solvencia de la empresa. Como en el descuento de pagarés, se trata de conseguir que las empresas no se paralicen hasta que obtienen los pagos derivados de su actividad. Necesitan adelantar los cobros y reducir los impagados para obtener liquidez constante.

Se trata, por tanto, de un servicio financiero que una empresa cualquiera debe contratar a esas entidades de financiación especializadas en factoring. Estas entidades se encargarían de controlar y organizar la gestión de cobros, créditos o facturas de la empresa solicitante para mejorar sus posibilidades. 

qué es el factoring

Con ello, no sólo mejora las posibilidades de adelanto y control de impagos, sino que también, y he ahí la parte más importante, puede tratar de ofrecer financiación al cliente para pagar ciertos gastos ocasionados por su actividad. Las entidades pueden pagar por adelantado las facturas de su cliente, por lo que la empresa debe autorizarlas para la gestión del cobro y la manipulación de sus facturas. La información que se obtiene de cada factura es esencial para las empresas y su futura solvencia.

Para llevar a cabo este proceso, hay que conocer las figuras que participan en él.

Por una parte, encontramos al cedente que es la empresa contratante de los servicios y que, como la propia palabra indica, cede el control de cobros. Por su parte, la empresa o entidad que ejerce dicho control es el factor o compañía de factoring y también aparece la figura del cliente o los clientes y deudores que operan con el cedente y son objeto de cobro de facturas.

Junto a todos estos servicios, las empresas de factoring también pueden llevar a cargo otras actividades dentro del ámbito administrativo, financiero o comercial.

Modalidades de Factoring

Hay diferentes tipos de contratos en el ámbito del Factoring. Todos ellos dependen de lo acordado entre el cedente y la empresa de factoring, pero aquí se presentan algunos servicios que pueden ser contratados.

  • Gestión de cobro. La empresa de factoring se encarga del control sobre el cobro de los créditos con pago aplazados que han sido concedidos por la empresa a sus clientes.
  • Gestión administrativa. Se trata de un control administrativo sobre los clientes y las facturas a nivel contable también. Además, se puede incluir las gestiones realizadas para el cobro de cada factura.
  • Asesoramiento financiero y comercial. Las empresas necesitan ciertas líneas de acción en estas materias y la empresa de factoring puede hacer una clasificación de clientes actuales y potenciales que se distinga por el riesgo que puede suponer para la empresa y la solvencia de esos clientes. Con ello es posible asignar límites de crédito en función de la clasificación.
  • Financiación. Las entidades de financiación anticipan crédito para hacer frente a facturas cedidas de forma total o parcial sobre una parte de la cantidad impuesta. Es una operación muy común.

Además, existen modalidades concretas de Factoring que presentamos a continuación:

  • Factoring sin recurso. En este caso el factor se hace cargo de los posibles impagos de los clientes y los asume totalmente sin que el cedente tenga repercusiones económicas ni judiciales.
  • Factoring con recurso. La empresa de factoring sigue haciéndose cargo de la gestión de cobros, pero los impagos por insolvencia no los asume. Avisa de forma repetida al cliente, hasta que es el cedente el que debe hacerse cargo del proceso judicial estipulado.

Junto a estos tipos, también podemos incluir modalidades que tienen en cuenta el momento del pago del factor: factoring con pago al cobro de las facturas, factoring con fecha límite pactada por ambos una vez que se han cobrado las facturas o sin haberlo hecho y factoring con pago anticipado (al que se suma una comisión para el factor).

ventajas e inconvenientes del factoring

¿Qué diferencia al descuento de pagarés del Factoring?

En general, el Factoring es una operación mucho más completa dado que incluye aspectos que el descuento de pagarés no puede tener en cuenta.

Dentro de las modalidades de factoring podría aparecer el descuento de pagarés, cheques y letras, pero también puede añadir otras muchas posibilidades.

No obstante, en general, se trata de operaciones que buscan la mejora en la liquidez y solvencia de la empresa contratante. Por ello, son muy valoradas por las empresas actuales.

Ventajas e inconvenientes del Factoring

En un breve repaso a las ventajas e inconvenientes el factoring podemos decir que, por una parte, la empresa que lo solicita no debe encargarse del cobro de facturas, ahorran medios a su alcance, mejora su liquidez, conoce sus riesgos potenciales y se garantiza el pago por parte de los clientes.

Por otra parte, los inconvenientes del factoring pueden estar, principalmente, en el coste de esta cesión y la negativa de los clientes o deudores a aceptar esta cesión. No obstante, en la mayoría de los casos, son más los beneficios que descubren los solicitantes tras conocer toda esta información.

Vídeo en el que se explica qué es el factoring:

Otras secciones que te pueden interesar:

Más información: