Para ofrecer la liquidez y solvencia que necesitan pequeñas y medianas empresas, así como autónomos y particulares, las entidades bancarias como BBVA, La Caixa o Bankia y otras entidades de financiación alternativas han permitido la creación de líneas de descuento.

¿Qué es una línea de descuento de pagarés?

Las líneas de descuento surgen como respuesta a una necesidad del panorama de negocios dado que las empresas reciben un número amplio de créditos con una fecha de vencimiento convenida hasta la cual el documento no puede ser cobrado. Se trata de pagarés, pero también de letras de cambio o recibos normalizados que no contribuyen a la agilidad de movimientos en cualquier empresa.

Qué es una línea de descuento de pagarés?

Por ello, la línea de descuento podemos definirla como un producto financiero que puede permitir el adelanto del pago y de los diferentes documentos que se desean cobrar hasta llegar a un límite máximo (importe de riesgo máximo definido). Se trata de un producto de repetida elección en el sentido de que la línea se ofrece para el conjunto de documentos emitidos por los clientes de la empresa. Tras recibir diferentes pagarés, el solicitante siempre tendrá las mismas condiciones para pedir su adelanto con un riesgo reservado.

Ese punto es el que diferencia una línea de descuento a un descuento de pagaré concreto en una cierta ocasión. Al convenir todo su conjunto, el solicitante de la línea de descuento tiene más beneficios (menos intereses por ejemplo) que aquel que sólo solicita el descuento para una ocasión concreta.

Son los bancos y entidades financieras los que deben realizar esta línea para adelantar pagarés o letras. A cambio, reciben una comisión o intereses más o menos sustanciales en función de la garantía de cobro que exista.

Básicamente podemos decir que a mayor riesgo, mayor comisión se genera, dado que el banco no cuenta con la suficiencia garantía de cobrar por parte del deudor. No obstante, hay diferentes tipos de líneas según los periodos o tipo de cobros que se exijan. Estos tipos son: rotativas, de campaña, aisladas o especiales.

Una de las condiciones imprescindibles para generar esta línea es que ha de ser un documento firmado ante notario, lo que adquiere una fuerza ejecutiva en la firma. Además, es importante que aparezcan todos los posibles beneficiarios de la línea de descuento, el importe máximo o límite que se va a obtener, así como el interés bancario, y los avalistas de tal trámite. En este último caso, se trata de un seguro de que alguien se haga responsable del posible impago y sus efectos.

La rapidez o flexibilidad con la que se tramitan estas líneas dependen en gran modo del tipo de documento que deba tramitarse. En concreto, los descuentos de pagarés no a la orden son más difíciles de tramitar por la necesidad de avisar al deudor y obtener su consentimiento para la cesión de crédito.

También depende del tipo de entidad que lo gestione y su política comercial o financiera. Por lo general, los bancos hacen muchas más comprobaciones y tienen un método burocrático más extenso en favor de las entidades alternativas de financiación que suelen operar a través de Internet. En cuestión de horas, el solicitante puede obtener el dinero que esperaba, mientras que en otros bancos puede durar días la espera.

En cualquier caso, las empresas y particulares pueden compensar el recibo o letra sin una línea de descuento, pero las comisiones son muy superiores y se efectúan a fecha de vencimiento en la mayoría de casos.

Por otra parte, es importante añadir que en todos los casos se penaliza de forma grave a aquellos que falsifican el documento o lo utilizan para esconder ciertas operaciones como el blanqueo de capitales o la evasión fiscal. No obstante, también hay otros motivos menos relevantes por los que se puede negar una línea de descuento. Entre ellos destacan que se trate de un documento muy dañado, el límite de la línea se ha superado o el deudor se encuentra en el registro de morosos.

Quién puede tener una línea de descuento de pagarés

¿Quién puede tener una línea de descuento de pagarés?

Es cierto que la contratación de una línea de descuento es ofertada para cualquier empresa o particular. No obstante, los particulares suelen tener condiciones menos atractivas y comisiones más altas que las empresas. Por esa razón, se puede decir que las líneas de descuento están orientadas a las empresas y, concretamente, a aquellas destinadas a la venta.

Pese a ello, estas empresas también pueden adquirir diferentes tipos de contratos que harán que se disparen o no sus gastos dependiendo del tipo de interés, los gastos en trámites asociados o el importe de notaria. También influye el nivel de riesgo que suponga ese cliente para el banco o la entidad que varía en función del tipo de deudores con los que trabaja básicamente.

Los efectos de una mala política financiera o comercial puede hacer estragos en el progreso de la empresa. Por ello, es importante conocer todas estas opciones de crédito y buscar lo mejor para la empresa. Así, es interesante comparar diferentes bancos y entidades de financiación para escoger las mejores condiciones.

Otras secciones que te pueden interesar:

Más información: