El descuento de pagarés junto con el factoring son servicios que pueden ser especialmente útiles para las empresas a la hora de adelantar el cobro de sus facturas o cobrar en fecha a sus clientes.

Un beneficio que mejora la solvencia y disposición de efectivo inmediata, lo que resulta indispensable para muchos trabajadores, autónomos y empresas.

¿Qué significa descuento de pagarés?

El descuento de pagarés es una práctica habitual desde la Edad Media, pero en la actualidad está regulado por ley.

El descuento de pagarés es un servicio que permite a las empresas o particulares cobrar un pagaré antes de su fecha de vencimiento; con lo que el beneficiario recibe el dinero con antelación. Se trata, por tanto, de un anticipo. Suele ser ofrecido por los bancos y por otras entidades de financiación.

En concreto, es un procedimiento especialmente interesante para pequeñas y medianas empresas, así como autónomos, que necesitan obtener liquidez de forma rápida para poder hacer frente a sus propios gastos.

la ventaja de descontar un pagaré

Normalmente, los motivos que llevan a pedir un descuento de pagarés se basan en ofrecer una liquidación inmediata a aquellos que lo demandan. Algo que es realmente importante para las empresas actuales dado que necesitan disponer rápidamente de liquidez para pagar a sus empleados o sostener el propio negocio.

La inmediatez es la ventaja esencial de este tipo de procedimiento y, por ello, algunas empresas que lo tramitan ofrecen una recepción del dinero en menos de 24 horas. Con ello, también se crea una necesidad de atención personalizada y comprobación de la sostenibilidad económica del deudor. Lo mejor es que el impago se gestiona a través de esa empresa intermediaria, poniendo de su parte un importante asesoramiento judicial. Se elimina la desconfianza en el cobro.

¿Qué es un pagaré? Definición

El pagaré en sí es un título de crédito a través del cual una persona o entidad se compromete a hacer el pago de una cierta cantidad y dentro de un plazo convenido. Este título se emite a favor de otra persona o empresa. Concretamente, los implicados en el proceso son dos: el deudor y el beneficiario.

No obstante, a este trámite puede añadirse una tercera entidad que realice el definido anteriormente como descuento de pagarés. Además, es posible endosar dicho pagaré a otra persona, de forma que el beneficiario pasa a ser este endosario.

Para saber a simple vista que se trata de un pagaré, debe aparecer la palabra pagaré, el lugar de pago, la fecha de vencimiento, la cantidad que debe ser pagada, el nombre del beneficiario o el código de la cuenta del emisor, entre otros.

Existen diferentes modalidades de pagarés: pagarés a la orden, pagarés no a la orden, pagarés sin recurso, etc.

Diferencias entre descuento de pagarés sin recurso, a la orden, no a la orden, letra de cambio y cheque

Las empresas pueden recibir el pago de sus servicios a través de diferentes medios. Algunos de estos medios son el cheque, el pagaré, la letra de cambio o la transacción directa a la cuenta de la empresa.

Diferencias entre descuento de pagarés sin recurso, a la orden, no a la orden, letra de cambio y cheque

La diferencia fundamental entre pagaré y letra de cambio es que en el primero intervienen los dos sujetos que se han nombrado anteriormente (deudor y beneficiario), pero en la segunda aparecen el librado, el librador y el deudor. El librador es aquel que tiene el cometido de que el librado cumpla el pago y es quien, además, crea la letra. Por el contrario, en el caso del pagaré, el deudor es el que emite dicho tipo de pago.

Por otra parte, el cheque requiere la presencia de una entidad bancaria y es el librado quien ordena el pago a dicha entidad. El banco puede ser un aval de este procedimiento.

Además, según el tipo o forma de emisión, también hay diferencias entre pagarés. Los pagarés a la orden se diferencian de los no a la orden en que los primeros se pueden descontar o adelantar en una entidad bancaria sin problema alguno. Los pagarés no a la orden no permiten esa forma de endoso y requieren de la aceptación del emisor para llevar a cabo el adelanto.

También encontramos otros tipos de pagarés nominativos, que requieren el abono en cuenta, sin vencimiento determinado o pagarés a la vista que deben ser pagados en el momento de su presentación para cobro. Además, se añaden los pagarés sin recurso que puedes consultar en profundidad en otras categorías de esta misma página. No obstante, es importante determinar que, en el caso de los pagarés sin recurso, es la entidad quien se hace cargo del impago del deudor.

¿Dónde conseguir un descuento de pagarés?

Los descuentos de pagarés se hacen a través de entidades bancarias (tipo BBVA, La Caixa o Sabadell) y empresas que se especializan en ello. Ofrecen de forma común este servicio a empresas y autónomos y también suelen estar especializados en factoring.

Normalmente, las entidades de financiación alternativas son más rápidas que los propios bancos realizando este anticipo. Suelen comprobar a fondo la solvencia de los deudores para no sufrir impagos. No obstante, ello no quiere decir que el resto de entidades de financiación no tengan un control sobre los pagos y la empresa deudora, además de una atención personalizada que enriquece el descuento de pagarés. Sí es cierto que sus estudios se basan en el deudor y los bancos realizan un análisis también de la empresa reclamante.

En todas esas entidades alternativas es posible escoger entre las diferentes modalidades de descuento de pagarés y, en ocasiones, es un trámite que se puede gestionar fácilmente por Internet. Los costes son mínimos a diferencia de los intereses de los bancos.

Acuerdo para descontar un pagaré bancario

¿Cómo descontar un pagaré?

Hay una serie de pasos que son necesarios a la hora de reclamar un descuento de pagaré. En concreto, debe iniciarse tras la realización de los trabajos contratados y una vez que la empresa proporciona una factura al cliente.

Éste emite una orden de pago que llega al contratado y es, a través de esa emisión, cuando se proporciona la información a la entidad intermediaria. Así es como dicha entidad puede adelantar el importe a la empresa o al autónomo de forma inmediata.

Cada intermediario, según su propia política de empresa, decide la documentación necesaria que debe aportar el contratante. Normalmente con la copia del pagaré y la factura es suficiente, pero la empresa debe asegurarse que no existe un riesgo grave de insolvencia de las entidades implicadas. Los profesionales que se encargan del proceso, asesoran al solicitante y le informan de las posibilidades y condiciones del descuento.

Después, es el deudor el que tiene que abonar el pago a dicha entidad, por lo que es este intermediario quien se preocupa porque el dinero sea pagado.

Vídeo explicativo sobre el pagaré:

Otras secciones que te pueden interesar:

Más información: